El yoga tiene innumerables beneficios demostrados, no solo a nivel físico, sino en todas las esferas de las personas. El yoga es una disciplina que va más allá. Mejora la salud de forma integral.

Durante el embarazo, además de aportarte beneficios físicos te ayuda a concentrarte en tu embarazo de una forma más profunda. Te conecta con la sabiduría de tu cuerpo de mujer, que sabe parir y con tu bebé, que sabe nacer. 

Te conecta contigo. Dejando a un lado la mente.

¿POR QUÉ ES TAN RECOMENDABLE?

Practicar el control sobre la mente junto con el trabajo de los miedos es lo que más puede ayudarte de cara el parto.

Y tienes la capacidad de hacerlo. Solo necesitas practicarlo.

El parto fluye desde tu cerebro más primitivo, desde el instinto.Cuando la mente se enciendedurante el parto, activa los miedos, que son un mecanismo de defensa fisiológico ante lo desconocido. Estos miedos no han de ser evitados, sino que han de hacerse conscientes para poder trabajarlos durante el embarazo. Ya que, cuando los miedos nos dominan, pueden bloquear el parto.

Tomando el control de tu mente y con herramientas para afrontar los miedos, el parto fluye más fácil.

¿CÓMO PUEDE AYUDARME?

La práctica de yoga es un ancla al presente, al «aquí y ahora«, al estar con lo que es.

El poner atención plena en los movimientos del cuerpo junto con la respiración, a la vez que conectas con tu bebé, te hace estar plenamente consciente de lo que está ocurriendo en el AHORA.

La práctica continuada hará que cada vez te sea más fácil estar más presente y menos en la mente. Y a la vez, te ayudará a ser consciente que tú no eres tus pensamientos, los pensamientos son creados por tu mente y tú puedes controlarlos.

La función de la mente es pensar, igual que la de los pulmones, respirar. No puedes dejar de respirar, pero sí puedes modificar tu respiración. Ocurre lo mismo con los pensamientos.

Y esto en el parto, es una herramienta muy potente. Tienes la capacidad de tomar el control de tu parto. 

Ya está en ti. Solo permítete abrirte a darte cuenta.

¿CONECTAR CON EL BEBÉ?

Cuando hablamos de que en el parto es importante conectar con el cuerpo o no irnos a la mente y “bajar al cuerpo”, realmente estamos hablando de conectar con el bebé

Tu bebé también es tu cuerpo. Sois dos almas en un mismo cuerpo.

La práctica continuada de la conexión con el bebé durante todo el embarazo, hace que esta conexión esté presente de forma natural durante el parto. El parto pasa de ser algo que “te pasa a ti” a ser algo que hacéis en equipo. Esto facilita mucho el proceso. Tú estás pariendo y tu bebé está naciendo.

Iniciar el vínculo en el embarazo es importante de cara postparto. Tu bebé ya está contigo, ya ES una personita. No hay por qué esperar a que nazca.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS FÍSICOS?

Previene y disminuye molestias típicas del embarazo como:

  • Lumbalgia
  • Ciática
  • Insomnio y dificultades para dormir
  • Ardores
  • Dolores de cabeza
  • Hemorroides
  • Estreñimiento
  • Sensación de falta de aire o poca capacidad pulmonar

Y además: 

  • Disminución de la percepción del dolor en el parto: varios estudios han demostrado que la práctica de yoga y de respiraciones conscientes durante el embarazo mejora el manejo del dolor y aumenta la satisfacción materna
  • Mejora la flexibilidad y la movilidad: aporta elasticidad a tendones y estructuras pélvicas.
  • Posturas similares a las de parto: mediante asanas de apertura pélvica y posturas de rodillas, parecidas a las que adoptan las mujeres de forma natural durante el expulsivo.
  • Control y manejo de la respiración: no necesitas aprender ninguna técnica de respiración para parir, ya sabes hacerlo. Pensar en ejercicios en ese momento, puede «sacarte del proceso». Sí es interesante que seas capaz de conectar con ella sin interferir en su ritmo. Es un ancla de presencia y de conexión.
  • Trabajo de suelo pélvico: siempre unido a la práctica. Aumenta la conciencia corporal y se trabaja de forma activa hasta la semana 32. Momento de empezar a relajar.
  • Aumenta los niveles de energía: equilibrar la postura y la respiración mejora la circulación de la sangre y fluidos. Se liberan bloqueos, también a nivel psico-emocional, el cuerpo se relaja y la energía fluye más libre. La mamá está más tranquila, enérgica y disfruta más del embarazo. Esto se transmite al bebé.
  • Higiene postural: ayuda a poner consciencia sobre la postura corporal. Mejora la postura en el día a dia. En el embarazo disminuye rigideces y tensiones, adoptando una postura más saludable, disminuye la hiperlordosis y la postura encorvada hacia adelante.
  • Favorece la recuperación postparto: relacionado con todos los beneficios anteriores y en especial, con la conciencia y el trabajo del suelo pélvico, muy importante después del parto.

¿PUEDO PRACTICAR YOGA? ¿NO ES PELIGROSO?

El ejercicio físico durante el embarazo está recomendado, ya que favorece el parto disminuye las intervenciones y las cesáreas.

En mujeres que ya realizaban ejercicio físico se recomienda seguir con él con adaptaciones y en mujeres que no realizaban ninguna actividad, lo ideal es empezar algún ejercicio suave como el yoga o la natación. No es necesario haberlo practicado antes.

El yoga una forma ideal de hacer ejercicio durante el embarazo, ya que se adapta a cada momento de tu embarazo y a tu nivel de energía. Es una forma de mantenerte activa sin agotarte.

Existen algunas contraindicaciones para la práctica de yoga durante el embarazo, que es bueno que un/a profesional valore. Además de que no existan contraindicaciones médicas.

No es necesario que hayas practicado yoga con anterioridad para iniciar la práctica en el embarazo, ya que las sesiones de yoga pueden adaptarse a cada mujer y a cada momento del embarazo.

¿CÓMO PUEDO HACERLO?

Hay multitud de opciones para practicar yoga, tanto desde casa como de forma presencial. Si te apetece practicar conmigo puedes hacerlo mediante clases individuales y también en grupo, de forma online y presencial.

Si te interesa, aquí puedes consultar toda la información

Deja un comentario

Carrito de compra