Trabajo de miedos

 Servicio disponible online y presencial o a domicilio en Alicante y Murcia

Una sesión conmigo en la que profundizaremos en tus miedos. Esos temas que te preocupan, que te generan inseguridad y que hacen que se activen tus alarmas

IMPORTANTE: esta sesión es también apta para ti si ya has sido mamá o si estás en búsqueda de embarazo y tienes algún miedo o preocupación que te bloquea en el día a día.

En la sesión muchos de tus miedos se calmarán simplemente con la información que te de sobre cada tema que te preocupe, pero también te llevarás herramientas prácticas que te ayudarán a trabajarlos de forma fácil y efectiva. 

De esta forma el día del parto podrás enfrentarlos para que interfieran lo menos posible en tu proceso. 

Previamente a la sesión, te enviaré el taller de gestión de miedos (valorado en 65 euros, incluido en este servicio). Es una sesión grabada de 1h en la que:

  • Te explico de forma teórica por qué se generan los miedos, para que puedas entender bien desde la base 
  • Hacemos una actividad para empezar a profundizar en uno o varios de tus miedos a nivel inconsciente (incluso alguno que no sabías que estaba presente)
  • Te llevas YA herramientas prácticas para ir trabajando el miedo o los miedos que tengas
Una vez realizado este taller, tendremos la sesión.
 

Porque son los grandes bloqueadores del parto. El miedo es la principal contraindicación para parir. Y esto es sencillo de entender. 

Somos mamíferas y desde nuestra parte animal es desde donde el parto fluye. Nuestro proceso de parto funciona igual que el del resto de animales mamíferos, salvo por una pequeña gran diferencia. Las humanas tenemos neocortex (cerebro pensante), cosa que los animales no. Con los animales compartimos el cerebro primitivo, el instintivo. 

Cuando un animal está de parto, se resguarda en un lugar seguro, apartado. En esos lugares es donde fluye la oxitocina, desde ese cerebro primitivo. Si durante el parto, aparece un depredador, ese parto se detiene. Lo que fluye entonces es la adrenalina y las hormonas del estrés, que son contrarias a la oxitocina. Es un sencillo mecanismo de supervivencia. Ese ya no es un lugar seguro para que nazcan esas crías.

En nuestro caso, uno de los «depredadores» lo llevamos con nosotras mismas. Es ese neocortex. Esa parte cerebral que continuamente genera pensamientos, porque es su función. La mente piensa al igual que los pulmones respiran. Y una de las funciones de nuestra mente pensante es el protegernos de los peligros generando planes prevención y de escape ante los posibles riesgos. 

Los pensamientos pueden generar efectos directos e inmediatos en nuestro cuerpo. Si para nuestro cerebro algo es peligroso, automáticamente se activan esas hormonas del estrés y… adivina. El parto se para (o no avanza). 

¿Entonces trabajar los miedos es evitarlos?

Para nada, todo lo contrario. Los miedos son humanos. Es natural que los tengas. Son un mecanismo de defensa ante lo desconocido. Tu mente te protege ante algo a lo que nunca se ha enfrentado (aunque ya tengas hijos, tus siguientes partos van a ser experiencias completamente diferentes). Va a generar pensamientos que te mantengan en tu zona de confort, en lo que ya conoce. 

Trabajar los miedos se trata de hacerlos conscientes, de sacarlos a la luz para verlos bien. Cuando evitamos algo, solo estamos poniéndolo a la sombra, pero sigue ahí. Y te aseguro que de cara al parto. lo más recomendable es que los conozcas, porque escondiéndolos es fácil que ese día te jueguen una mala pasada. 

Dar luz a los miedos te va a permitir generar herramientas para poder enfrentarlos. Y eso es PODER. La cosa cambia y puedes hacerte dueña del proceso, siendo consciente de que tu mente no eres tú. Tienes la capacidad de transformar esos pensamientos y permitirte vivir el parto desde el cuerpo. 

 

Los miedos provienen principalmente de las creencias que inevitablemente hemos ido aprendiendo desde pequeñas.

En nuestra sociedad actual existe la conciencia del parto como un proceso peligroso en el que corre peligro tu vida y la de tu bebé. Parece que de un momento a otro todo puede torcerse sin ningún aviso. Esto está bastante lejos de la realidad. El parto es un proceso FISIOLÓGICO, en el que, lo más normal, es que todo vaya bien. La vida siempre va a luchar por propagarse y seguir adelante. 

Esto no se vive así en otras culturas, en las que las mujeres están acostumbradas a ver parir a todas las demás. Como algo que es natural. 

Y si es algo fisiológico y natural, ¿por qué se ve como algo peligroso?

Hay una memoria colectiva de los partos de nuestras abuelas. Ellas parían sin medios. No había hospitales. Entonces en caso de que algo ocurriera, no había mucha forma de solucionarlo con rapidez. Y claro, sucedían desgracias. 

En los años 60 aparecieron los hospitales y la atención al parto se trasladó a ellos. Se vivió como «la salvación». Por que por supuesto, la morbimortalidad infantil descendió. 

Así quedó el recuerdo de que los partos sin «ayuda médica» eran peligrosos y los partos en entornos seguros como los hospitales no lo son tanto porque «si pasa algo» se puede evitar. Los avances médicos y las cesáreas salvan vidas. Eso es indiscutible. Sin embargo, el parir en un medio hospitalario no te asegura al 100% que no vaya a haber complicaciones y de haberlas, se resuelvan. 

La realidad es que hay una parte impredecible del parto e incontrolable que nos toca abrazar y confiar porque nunca sabes qué va a pasar. Tengas todos los medios del mundo o no. 

Actualmente los partos en casas y casas de parto (forma más común de parto en Holanda, financiada por el sistema público de salud) son mucho más seguros que los de nuestras abuelas porque sí que hay opción de traslado. Los traslados urgentes son menos del 3%. Las complicaciones en general y las intervenciones innecesarias son también, mucho menores. 

 
 

75 minutos

 
  • 150€ – 75 min
Ponte en contacto conmigo haciendo click aquí para que acordemos día y hora. Puedes preguntarme todo lo que necesites, sin compromiso. 
 
Para hacer la reserva de la cita es necesario abonar la sesión por adelantado. No se admiten cancelaciones con menos de 24h de antelación, salvo justificación médica. 

Existe la posibilidad de hacer la sesión a domicilio. El precio es el mismo que en consulta, sumándole un suplemento por el tiempo y la distancia de desplazamiento que acordaremos antes de contratar el servicio. 

 

Si necesitas saber más….

 

Aquí tienes algunos ejemplos de mamás que han trabajado sus miedos conmigo durante el embarazo.

Gracias Taeko y Sara por compartir vuestras afirmaciones 🙂

 

Servicios

Aquí tienes información sobre todo lo que puedo ofrecerte!

Carrito de compra